Morbo: “Nadie va a tomar conciencia a un concierto”

 

Los privilegios tienen caminos inescrutables, como los designios de cualquier dios que se precie de ocupar un imaginario popular cualquiera. Uno de los nuestros, como punks radicados en una de las capitales más perfectas del primer mundo, ha sido poder ver a Morbo, una banda peruana que hace años que seguimos y de la que, por su lejanía geográfica, nunca creímos poder disfrutar en directo en nuestra propia ciudad. Otros lugareños del Imperio Opresor, conocido popularmente como España, no han corrido la misma suerte, y eso nos hace sentirnos devastados. Pero poco.

Bruno (guitarra), Fernando (batería) y Jesús (voz) dieron el último concierto de su gira europea en Madrid, por una serie de afortunados contactos y casualidades, y nos dejaron a todos los que asistimos con una profunda impresión que tardó varios días en desaparecer. Un sentimiento de falta de aire en el pecho tras una carrera frenética, podría compararsele un poco. Es posible leer una crónica más extensa de la pluma de Mugretone, sin salir de este mismo blog.

Tras el concierto hablamos un rato con Bruno para saber más de la banda, entre gente que pasaba a saludar, preguntar lo que se le ocurría o simplemente interrumpirnos abruptamente. Gracias a todos por aportar lo mejor de vosotros mismos. Para entonces el cantante estaba ya confraternizando en etílico momento con unos compatriotas, y el batería ocupándose del merchan

[Alguien ha preguntado algo que no quedó registrado, pero fácil podría ser algo así como cuál es su relación con la escena anarcopunk peruana…]

Bruno: …hay anarcopunks que comen solo cosas vegetarianas, hacen conciertos entre ellos, todos se visten igual, y tocan muy lejos del centro de la ciudad…

Mugretone: Pues como aqui.

Sally: ¿Y por que os odiaban?

Bruno: Porque consideran que no estamos haciendo un bien para la sociedad con nuestra música.

Sally: ¿Qué cantais vosotros en vuestra música?

Bruno: Que queremos plata, y que nos gusta el speed, como dicen acá..

Sally: ¿A quién no le gusta el speed?

Bruno: Ya, los anacopunks son así. Pero en el fondo yo creo que si nos quieren.

 

 

He leido que os dicen a través de las redes sociales que os habéis vendido y ahora cobráis más por tocar. ¿Sois ya ricos gracias al Punk?

B: ¡Ah, ya! Cuando eramos chibolos y empezábamos a tocar allá en Lima, nunca cobrábamos, como todo el mundo, pero conforme va pasando el tiempo, ves que hay movimiento de dinero, que se empieza a vender cerveza, que antes no se hacía, y dices -no, esta guevón, ¡yo también quiero plata!- Puta, si yo estoy viniendo acá, hago que la gente consuma, pues no seas pendejo… Aparte, ya estamos viejos, y hay que pagar cosas. Ahora decíamos que regresando de acá, vamos a cobrar más todavía, porque la gente dirá -Ah, que tocaron en Europa..- Ya no es lo mismo (risas).

Sally: ¡Sois una banda de Pop!

B: Más o menos.. A veces.. (risas)

Jaime: ¿Volvéis con mucho dinero en los bolsillos?

B: Más o menos, porque.. ¡puta! Hemos perdido cosas, o las hemos olvidado, hemos perdido un bus… Cosas que pasan en un viaje largo.

En esta gira habéis tocado por Alemania, Francia, República Checa o Suiza, pero solo esta fecha de hoy en España. ¿Quién ha montado esta gira y se ha saltado el único país donde se puede entender mejor vuestras letras?

B: Es la gente de la habla Larsen en su canción ‘Malditos franceses’. La banda La Flingue, con la que compartimos un 7″ tuvieron la idea. Ellos armaron la gira con una chica de Alemania, que organiza conciertos y por ahí fue la cosa. Yo no conozco mucho la escena de acá, excepto por estos días, pero tengo la sensación que los países mediterráneos están en una onda, y los, no sé como llamarlos, del norte, pues en otra.

Si, esas diferencias existen como realidad social y en varios otros campos…

B: En el viaje nos hemos dado cuenta que hay como diferentes Europas. Ellos, que se mueven por Alemania, pues agarraron Rep. Checa y Suiza porque les venía más a mano. Quizá también por el idioma.

¿Que tal han estado los conciertos y el ambiente?

B: Lo primero es que para nosotros todo acá es bien distinto a lo que conocemos en Lima, u otras zonas de Perú. Lo que hay en común es la música, la gente divirtiéndose, pero de ahi en adelante.. las pruebas de sonido, viajar cada grupo con sus instrumentos, son cosas que nos parecen raras, distintas. Pero al final.. ¡puta! Aprendemos mucho con cosas así. Y conocer otras ciudades es algo que le sirve a cualquier banda.

Vosotros empezásteis a tocar en el 2000, ¿no?

B: Empezamos a tocar en diciembre del 2001, y la primera maqueta, que son recopilaciones de ensayos, y que no fue grabado para ser un disco, es el 2002.

¿Ha sufrido la banda cambios de formación?

B: No muchos. El cambio de integrante fue básicamente en el bajo. Empezamos con otro baterista, y Fernando mi hermano, que toca ahora la batería, era el bajista. No teníamos cantante. Y de ahí fue cuando el primer baterista se fue de la banda que entra Fernando, que era el único que podía tocar batería, porque él es como el músico de la banda, el que compone todo. Entonce él agarró la batería, y el amigo que nos estuvo acompañando en esta gira fue el bajista que entró después, entre 2003-2006. Y ahí solamente cuando él se fue, entró el bajista actual. El anterior es Edwing, el actual es Renzo, y ahi no ha cambiado mucho más..

¿Y cómo habéis conseguido durar tanto tiempo?

B: Quizá porque somos patas… Osea amigos. La banda siempre ha sido un grupo de amigos. Los cambios de componentes que te mencioné fueron de forma muy amistosa. Pero, pucha, yo también me pregunto a veces cómo puede una banda durar tanto. En el viaje nos hemos peleado, nos hemos mandado a la mierda… Ayer peleé con Jesús y me duele el costado porque los dos nos fuimos al piso. Un día nos estamos abrazando, haciéndola, y al otro -¡concha tu madre, ya no te aguanto!-. Como cualquier grupo de personas.

 

 

Mugretone: ¿Habéis tocado ininterrumpidamente? Porque hay un disco del 2004, y luego la siguiente referencia es del 2010.

B: Si, después de ese single, grabamos otro en 2004 con la intención de que fuera un disco. Y después si hay un hueco, hasta el Lp que salió en México en 2011, pero que es de una casette de 2010 que se supone iba a ser la despedida de la banda. Entre 2004 y 2010 no sacamos nada porque fueron los años en que más tocábamos y fueron de locura total.

¿Por qué decidísteis separaros?

B: En esos años, lo que menos nos importaba era grabar o sacar discos. La banda era tocar, vacilarnos, y chupar. No cobrábamos, simplemente nos invitaban a un concierto, nos metíamos en un taxi una mancha de gente, o en un carro que parecía una station wagon con quince personas dentro, comprábamos tragos, llegábamos borrachos, nos peleábamos con la gente del local, nos botaban… Y así iban pasando esos años.. ¡Puta, cada uno con su locura! Hasta que al final nos hartamos de nosotros mismos, y dos dijeron -mira, ¡váyanse a la mierda!- En aquella época no estaba toda esta moda del vinilo, ni lo vintage, por lo que dijimos de sacar una última casette que fuese bien difícil de oír, por joder y que nadie lo pudiese escuchar bien. Pero cómo íbamos a saber que unos mexicanos nos iban a decir -oigan, nos vacila su banda y queremos sacarles un disco-. Y así fue. (N. d R: Esos mexicanos son Cintas Pepe, entrevistados ya por su webzine de Punk en castellano favorito)

Una duda lingüistica: ¿qué quiere decir “me llega al pincho”?

B: Ah, pucha.. En español de España querría decir como “me importa una mierda”. No sé…

Mugretone: Justo lo contrario de lo que creíamos…

Vuestras letras son más nihilistas que políticas, ¿Qué se os viene a la cabeza para componer así?

B: Salió de forma natural, porque cuando formamos la banda eramos casi adolescentes.

También hay adolescentes que quieren cambiar el mundo, ¿no?

B: Claro, pucha, pero lo que a nosotros nos vacila de ir a un concierto, es divertirnos. No quiero que nadie me grite consignas, o que me diga -tú estás mal y tú estás bien-. Yo quiero estar con mis patas, tomar una chela, buscar cosas que contar a mis nietos. La gente no escucha mucho a las bandas que hablan de política porque vienen a pasarlo bacán. Nadie va a tomar conciencia a un concierto.

¿Qué tiene que tener una banda de Punk para transmitiros algo?

B: Lo principal es la música. Que conecte con la gente, y eso no es fácil. Hay bandas que son muy buenas técnicamente, pero no conectan con la gente. Tiene que haber esa conexión desde el arranque. Desde que se suben al escenario. Una banda tiene que saber enfrentar al público, integrarlo. A veces se ven bandas que son como tímidas, que miran hacia un lado, y el público está por otro.

Eso si lo tiene Morbo. Vuestro cantante, aunque se olvide de las letras o pase por encima de la música, no deja indiferente a nadie.

B: Si, ya estamos un poco acostumbrados a eso. Está viejito Jesús…

Pero es carismático, y la gente le demuestra cariño…

B: Si, si. Hablar de él es complicado porque es dificil entenderlo. Tu comprendes a tus amigos porque les conoces de años, pero a veces cuando alguien le conoce de nuevo, no le entiende, y pasa eso… Y claro que no todas las bandas tiene a alguien así, ahí delante. Yo no podría hacer tanto show. Y si lo fuerzas, se ve monce.. Monce es como..

¿Falso?

B: Algo así.

 

 

¿Puedes iluminar la ignoracia que hay en España acerca de América Latina, y decirnos que podemos esperar unos punks como nosotros en un viaje a Perú?

B: En primer lugar van a comer bien y barato.

Si, el ceviche y Fujimori es lo más conocido aqui de Perú.

B: En los conciertos si van a vacilar y lo van a gozar. Les va a parecer todo muy diferente, como a nosotros nos pasa aqui. Desde que no haya agua en los baños, hasta que afuera estén robando a la gente. Como nosotros estamos aqui ahora, vienen y te roban el celular. Cosas típicas de Latinoamérica. Pero cuando viene gente de fuera, también allí se interesan, y tratan de aconsejarte. Hay de todo, pero tienes que tener cuidado. Es difícil de explicar porque todo es muy caótico en Latinoamérica, o por lo menos en Lima. No hay orden, ni lógica, todo es muy espontáneo.

¿Podrías hacer una fotografía del entorno en el que os movéis en Lima cuando vais a ensayar, o a tocar, por ejemplo?

B: Es como cuando ves Taxi Driver, del año ’76, que vas en el carro y de repente te tiran cosas, o que vas a buscar trago a la vuelta, y hay maricones chupándose la pinga en la calle. No sé, cosas muy extrañas que pasan por ahí. La gente trata de no ir al centro porque es feo y peligroso. A mis padres nunca les gustó que fuera al centro de Lima cuando era joven, -no, ¿por qué vas al centro?¿por qué no vas a Miraflores o Barranco, que son barrios más tranquilos?-. Pero así es el centro, la gente orinando por todas partes, drogándose y vendiendo…

¿Hay locales abiertos 24 horas donde encontrar cosas turbias?

B: Claro, hay bodegas, lo que aqui dicen “alimentación”, que venden cerveza y comida, y que vas, les tocas la puerta y te vendes después de las once de la noche que es la hora permitida. Lo venden más caro, por lo bajo, pero a la gente ya no le importa. Igualmente los locales que son hasta las tres de la mañana, pero la mayoría les sueltan billete a la policía. Es bastante típico.

¿Se deja sobornar mucho la policía allí?

B: Todos los días. El local ya tiene su plata destinada para ello. Le dan su billete y la policía hace la vista gorda, se va para allá a cobrarle a otro local, y así. No es extraño, pero nosotros a veces nos hartamos, y decimos -¡pucha, por qué todo tiene que ser así?- Aunque por otro lado también extraño mi ciudad…

¿Habéis visto grandes diferencias aqui en Europa?

B: Si, pienso en que bonito sería ahorita caminar con mi chica, por estas calles, hablando… En el centro de Lima, ni cagando. Osea, si se puede, pero hay que saber por donde ir o tienes que estar muy borracho y arriesgarte. Allá todo el tiempo vives a la defensiva. Desde que sales de tu casa hasta que regresas, todo es agresivo, -ese me quiere robar, esos me van a buscar pelea-. También la gente es bien prejuiciosa, y muy religiosa, y cuando ven a una banda Punk en el transporte público, te miran raro, prefieren que no entres. Y para qué hablar del tema racial que hay en Lima también. En algunos locales, si no eres muy blanco, no te dejan entrar. Pero eso no pasa en los conciertos de Punk.

Aqui hablamos mucho del tema del relevo generacional en el Punk. Como habrás visto no hay mucha gente por debajo de los 30 años. ¿Cómo esta la cosa en Perú?

B: Allá es al revés. Siempre hay gente nueva y joven en los conciertos. Los mayores pueden tener veinticinco años. A la gente de mi edad, yo tengo 35, con la que iba a los conciertos cuando teníamos diecisiete, cada vez los veo menos. Solo en alguna ocasión extraña y especial. La mayoría son gente joven que no conoces.

 

 

Mugretone: En las dos últimas canciones colgadas en el bandcamp, hay un cambio de estilo radical, ¿no?

B: Si, en realidad eso eran unas demos para que nosotros mismos las escuchemos y las aprendamos. Las tenemos en el celular, y las podemos escuchar mejor y hacer cambios. Dijimos de subirlas al Youtube para guevear, por ver qué pasa y qué dice la gente.

¿En directo no las hacéis aún?

B: Las hemos tocado dos veces, no más, conectando el celular y pasando Fernando de la batería al bajo. Pero es que, pucha, es difícil que Jesús se acuerde de las letras porque son nuevas. Hoy estábamos tratando de tararearlas allá en el bar antes del concierto, y me dijo -No, no, ni cagando me voy a acordar- (risas)

¿Y a la gente le ha gustado ese toque más bailable?

B: Si, si.. Ponte que a mi me gusta mucho la música New Wave y la electrónica de los 80’s, pero no sé tocar el teclado. Compongo con un programa que se llama Fruity Loops, y hago equivalencias con el bajo. En la banda cada uno tiene sus gustos musicales y no nos podemos poner de acuerdo para hacer cierto tipo de música. Jesús y Renzo, cantante y bajista, dicen que ni cagando quieren tocar esa música para maricones que bailan entre hombres. Yo les digo que es al revés, que en vez de haber más hombres pogueando, conseguiremos más flacas bailando, pero no nos ponemos de acuerdo. Y en eso estamos ahorita. Con la banda veo difícil que podamos continuar en esa línea, pero si es algo que está ahí, dando vueltas en mi cabeza.

Jaime: Podríais pasaros a la Cumbia, que esta muy de moda ahora por aquí.

B: ¡Pucha! Quizá con otro nombre, poniéndonos chullos (risas)… No sé que tanto conozcan de Cumbia en Europa o en Estados Unidos, pero allá si pasa un poco eso, porque tiene que ver con lo vintage y lo setentero.

Pasa un poco como aquí con géneros populares, como la Rumba y el Flamenco, ¿quizá?

B: Si, en Perú si quieres hablar de la música más popular, es la Cumbia. De norte a sur, y de costa, sierra y selva. En segundo lugar la Salsa. El Rock no está en primer lugar, ni cagando. Siempre salen grupos nuevos de Cumbia y es una industria gigantesca que sale en televisión y tiene invadida la radio. Lo que pasa es que ahora los hipsters, o también jovenes universitarios, buscan de las culturas populares, y a nosotros se nos hace rarísimo que les guste la Cumbia porque siempre ha sido música de gente trabajadora. Al final, es música y cualquiera puede escucharla, pero hay gente que le llega al pincho esa guevada de estudiantes de la Universidad Católica, que es privada y cara, oyendo a Chacalón y la Nueva Crema, que es una banda de Chicha y Cumbia de allá de Lima. Si me entiendes, ¿no?

 

 

Claro, es una apropiación cultural interesada.

B: Es más, me acuerdo que cuando yo iba al colegio, en los 90’s, esa música era casi estigmatizada. Si escuchabas Rock, no escuchabas Cumbia. Nadie admitía, por vergüenza, que había crecido escuchando Cumbia porque era lo que sus padres oían en sus fiestas. Era música popular, provinciana. Ahora no. Ahora la gente esta orgullosa de su música popular, especialmente en círculos clasemedieros para arriba. Pero la gente que hace Cumbia, y siempre la hizo, no está enterada de todo esto. Los viejos cumbiamberos, los de verdad, no entienden porque se reedita en vinilo, que es algo que ya pasó, y dicen – ¿Por qué mierdas reeditar en vinilo, si yo quiero vender un montón, no un poquito..?- Es un choque cultural, dentro del mismo país.

Mugretone: A la hora de componer, ¿a los grupos de Perú les influyen mucho los grupos españoles de los 80’s?

B: En general, la gente si conoce bastante el Punk español de los 80’s. De hoy día, no mucho. Conocen a Webeloss.

Mugretone: Que tampoco es muy de hoy dia…

B: No, pero es como la gente que tiene endiosado a Eskorbuto o La Polla Records. Otros dicen que Webeloss no es Punk. Hay una onda un poco así, de gente que es un poco recalcitrante en sus gustos. Pero sí, se conocen bastantes cosas de acá, desde los típicos Kaka de Luxe, Tequila, Alaska, hasta Eskorbuto y La Polla Records….

Habéis comprado algunos discos por aquí, me dijistes antes…

[Alguien desconocido interviene preguntando si conocen a El Ultimo Ke Zierre, y Bruno contesta que no es demasiado su onda, y que su grupo preferido de España es Siniestro Total. La necesidad de marcharme para coger el último metro, y llegar a mi casa a una hora prudencial, termina con esta animada charla con el guitarrista de Morbo, una de las mejores bandas que hemos visto en lo que va de año. No solemos dar las gracias a los entrevistados, ni a nadie en general, pero esta vez merece la pena hacerlo, por su visita y su tiempo: Gracias!]

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.