Artículos/Especiales

El Ahora ha llegado: destruyamos el mundo entero.

Recogiendo el guante que lanzaba el Sr. Ravishing Punk en la anterior entrada, y usando los avances de la tecnología, que hacen que no sea necesario disponer de un escaner para que los cualificados lectores de este blog se empapen de sabiduría, recuperamos la biografía de The Now, publicada en “uno de esos fanzines de los que solo salió un numero” (sic) llamado Putney Bridge, allá por el final de la década pasada. Incluímos algún retoque de estilo, pues los tiempos cambian, y el vocabulario también. Información extra no hemos encontrado, lo sentimos. Sirvan fotos y videos para ilustrar el texto.

 

The Now y su crew...

The Now y su crew…

 

Chicos y chicas, lectores de fanzines, ávidos devoradores de conocimiento y entretenimiento lúdico-festivo, hoy vamos a rendir homenaje a una poco conocida banda de Peterborough, un pueblo a 120 Km. al norte de Londres, en cuya catedral está enterrada Catalina de Aragón, para más señas. Efectivamente, nos encontramos en la Pérfida Albión, donde surgió el Punk, por si algún americanófilo tiene alguna duda, a mediados de los setenta. Ya que la información de la banda no es abundante, sirva este texto anecdótico para que iniciados y profanos conozcan su nombre y lo situen de inmediato en la cabecera de sus bandas favoritas.

Situamos el origen de la banda en 1975, con el nombre de The Faderz. Mike Mcguire, a la voz, junto a Steve Rolls, a la guitarra, son los irresponsables fundadores, que pasaban sus horas versioneando a Ramones para amenizar fiestas y eventos familiares. No sería hasta el célebre 1977 cuando llegaría el cambio de nombre a The Now. Sería de justicia decir que fueron pioneros en su ciudad natal, y que la distancia que les separaba de la capital y sus bandas que afloraban como hongos, sería algo que les marcaría en su carácter, su falta de repercusión, y hasta en su sonido, más oscuro y suburbial. Así empezaron sus primeros ensayos, en el Marcus Greil Club, entre cerveza jamaicana y antillanos jugadores de naipes, indiferentes a sus horribles melodías.

 

 

Explotando la ética del do it yourself a tope, pronto llegaría su primer trabajo, en octubre de 1977. Un flamante single (7” Development Corporations/Why ULT. 401) autofinanciado, que fue grabado en la parte frontal de un típico chalet adosado británico, y que entró como una bala en las listas de Sounds, llegando el 19 de noviembre al número 4, por delante de los mismísimos Pistols, Adverts o Damned. Y recibiendo “perlas” como –amateurismo de lírica vergonzante- o –solo apto para expertos del Punk más representativo (N.de R: de la época, se entiende…). No les faltaba algo de razón. “Development Corporations” es un tema crudo, simple, inmediato y recitado con voz furiosa, de estribillo machacón, de los que taladran occipitales. “Why” es un tema más melódico y dicharachero, aunque no pierde la rabia, y, definitivamente, con una letra mucho más “chorra”. En el primer tema, ya se notaban esos abusos de fuzz, que haría famoso su sonido como “fuzztone fizzadelic”. Este single, tuvo a bien ponerlo en circulación la disquera Ultimate Records. Sería reeditado en vinilo azul en 1979, y esta pareja de temas se incluiría, a su vez, en un recopilatorio del sello Underground Rcrds. en 1996, llamado “Short Sharp Shock”. En 2002 lo reeditaría de nuevo, el sello alemán Last Years Youth. (N. de R: Y de nuevo en 2014, como bien dice nuestro camarada Ravishing) Vamos, que si no lo tienes, eres poco menos que medio tonto. Yo, por supuesto lo tengo en mp3. Añadir que Paul “Faz Farrow” Farres, al bajo, y Joe Mccoll, a los palos, junto a los dos citados anteriormente, serían los responsables de esta magna obra.

El puesto de bajista, no obstante, estuvo algo disputado. Por el lucharon Dip, “el peligroso” con una tremenda afición a “chupar del frasco”. Es decir, un borracho de 1ª división, como jamás se conoció, que tuvo la proeza de tocar desenchufado al grito de –¡jodeos!- en el concierto debut (en Londres) de la banda, en el Vortex, ante la atónita mirada de, entre otros, Wayne County. Tras aquel episodio, le sucedió Peter, “el terrible” que, después de aprender concienzudamente las notas de las canciones, no tuvo mejor ocurrencia que lanzarse, en otro mítico concierto, contra un mar de brazos en alto de las juventudes del National Front, que habían salido de la madriguera aquella tarde, para hacer una visita a los muchachos de The Now. Desaparecido en combate, Faz se haría cargo de las cuatro cuerdas.

 

the now3

 

Todo avanza de un modo frenético para la banda. Su siguiente concierto es en el Roxy Club en agosto del ’77 con 999, The Art Attacks, y The Flies. El 5 de noviembre repetirían local, junto a los Skunks. Raw Records se interesa por ellos. Y por supuesto las peleas, palizas y huidas se van sucediendo, sin remedio. Militares, hinchas del West Ham, o jornaleros del metal ¿Qué más da? No causaban simpatía a su alrededor. Todo esto y las continuas confrontaciones con la discográfica y productores, van minando la moral de los chicos, mientras va entrando 1978. Dos temas más se grabarían en 1977, “Into the Eighties” y “9 o’clock” que verían la luz como un single, de la mano de Raw Rcds. con la banda dando sus últimos coletazos, ya en 1979, debido a problemas económicos del propio sello. Estos mismos, en colaboración con el sello alemán Last Years Youth, ya citado, reeditarían el single por duplicado, en 2000 y 2002, poniéndole una carpeta que nunca tuvo el original del ’79.

A su vez, el sello germano sacaría un LP, en 2002, con un nutrido conjunto de temas (13, para ser exactos) no incluidos en los dos singles oficiales. Unos (Cara B), fueron extraídos de una sesión del ’79, grabados con batería y guitarra diferentes de la formación original, y otros (Cara A), aunque originarios del ’77 fueron regrabados en 2002, por la formación original arrejuntada para la ocasión. ¿Complicado de entender? Pues relee hasta la comprensión final, hijo mío.

¿Y que se puede decir de este LP? No soy el más apropiado para hablar de detalles musicales, pero intentaré describir las sensaciones que me transmite. La primera cara es un tremendo y furioso Punk , en su más alta expresión. Hablamos de una voz impertinente y chulesca, que despotrica por igual contra estudiantes, trabajadores o partidos políticos, y una base rítmica muy presente, sencilla y redundante. La guitarra, arremetiendo a rabiosos empujones, cierra el círculo de un sonido difícilmente superable. La nota más melancólica e irremediablemente Pop la pone el último tema, “The Invaders”, que se adelanta a sus grabaciones posteriores del ’79 (o composiciones a secas, en este caso, pues estos primeros temas fueron regrabados en 2002), las que se plasman en la segunda cara de este Lp. Efectivamente, estos temas caen en el ámbito del Power-Pop, con buenas dosis de melancolía, pero sin perder el gancho, lo más mínimo. Composiciones más largas, y más trabajadas, con melodías de guitarra afiladas y desgarradoras, y un sonido más compacto, en general, que a un servidor le pone la piel de gallina, y marean al plato a base de girar y girar, sonando una y otra vez.

 

 

Por cerrar la discografía oficial, un último Lp titulado “Fuzztone Fizzadelic” se grabó en 2004 por la formación original, de nuevo. Son el set list que la banda tocaba en sus orígenes, nada de temas nuevos, no os confundáis. Incluye los dos singles, y dos (cojonudos) temas que no salen en el Lp que sacó LYY Rcds, en 2003, “Womans Out” y “In the Earth” ( a su vez, este LP no incluye toda la cara B (sesión del ’79, recordemos) del Lp de LYY), más un par de adaptaciones de “Devel. Corps.” y “Here It Comes Now” Como dato para “frikis” curiosos, decir que la foto de la portada del disco de Damaged Goods, es la misma que la de la contraportada del disco de LYY Rcds, pero con un personaje más. ¿PhotoShop? Es posible, ya que una de ellas esta pasada por un filtro de dicho programa o similar.. En fin ¿Qué más da?

 

 

Todo esto, y mucho más, como ver una buena cantidad de fotos chulas de la época u oír bastantes temas, lo podéis encontrar en la completa web de la banda. No perdáis más el tiempo e id a comprobar lo que es un absoluto y apabullante referente del sonido ’77, tan cacareado, pero tan denostado en nuestros días..

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s