Conciertos/Críticas/Crónicas

26/03/2015 Buzzcocks (Sala But)

6 años han ya pasado desde que los de Manchester visitaran por última vez una sala de nuestra querida capital y no hemos podido resistirnos a pagar los 20 euros que valía la entrada para verles, esta vez en la sala But, más grande y menos acogedora que la sala El Sol, en la que tocaron en sus dos últimas visitas. Estaba, si no llena, con un aforo muy respetable, eso a veces da que pensar y da rabia comprobar que en esta ciudad hay cerca de mil personas dispuestas a pagar muchos euros por ver a unas viejas glorias mientras que muchas veces es difícil ver a más de cincuenta personas pagando 6 euros viendo a un grupo joven, en su mejor momento y en una sala pequeña. Rabietas a parte, sí es gratificante ver a tanta gente, tan variada y de edades tan dispares viendo a los Buzzcocks. Muchas caras conocidas y también muchísimas desconocidas.

Tras una breve espera, salieron los cuatro al escenario. Pete Shelley lucía una barba blanca que le ponía a medio camino entre el abuelo de Heidi y un hipster envejecido, mientras que Steve Diggle lucía una maravillosa camisa con lunares blancos.

DSC_0139

El principio fue antológico; abriendo con “Boredom” que enlazaron con “Fast Cars”y “I Don’t Mind”. El pogo no tardó en despegarse y media sala estaba dándolo todo, continuaron con “Keep on Believing” y “People are Strange Machines”, las dos canciones que abren su nuevo disco, que sin estar nada mal para ser de un disco nuevo, no tienen la gracia y la frescura que tienen sus clásicos. De todas formas venían a presentar ese disco, alguna tenía que caer, pero, aunque había algunos que coreaban, está claro que no era lo que la gente había ido a escuchar. Solucionaron momentáneamente el bajón tocando “Autonomy”, todo un pepinazo en directo, el pogo volvió a crecer, pero a partir de ahí empezaron a darnos una de cal y una de arena, mezclando algunos hits como “You Say You Don’t Love Me” o “Promises”, entre otros tantos que mi frágil memoria no ha llegado a retener (diría que “Noise Annoys”, “Love you More”, “Get on your own”… aunque sí queréis saber exactamente cuáles esperad a que algún friki cuelgue el setlist) con canciones de esas interminables que pasas en los discos, que no sé cómo se llaman (ni lo quiero saber) y jamás te atreves a pensar que las tocarán en directo, ya que pueden ser soporíferas. Porque seamos sinceros ¿Quién va a un concierto de los Buzzcocks para ver a Steve Diggle hacer un solo interminable? Yo desde luego no, porque Steve no es Jimi Hendrix, y aunque lo fuera, hemos ido a ver a los Buzzcocks, no a unos jipis pesados. Eso sí, pusieron un broche de oro al set list principal cerrando con la ya mencionada “Promises” y “What do I Get”. Salieron del escenario y a hacer el paripé mientras su pipa afinaba los instrumentos.

DSC_0140

Pocos minutos después vuelven a escena y comienzan los bises con una canción que presentaron como el single de su último disco y siguieron con un irreconocible “Harmony in My Head” que cada uno estaba tocando a su puta bola con miradas asesinas por parte de ambos líderes de la banda. La verdad es que no puedo evitar una sonrisa cuando veo a un grupo veterano y profesional haciendo las mismas cagadas sobre el escenario que hacen (hacemos) los grupos más amateurs, con menos pretensiones y tablas. En cualquier caso, el público no estaba para analizar la correcta ejecución, sino para darlo todo con una de las mejores canciones que tiene la agrupación. Terminaron el tema dejando sólo al público coreando el estribillo y con otros artificios roqueriles que lejos de impresionarme, me aburren. Finalizaron el concierto dejando la sala patas arriba con “Ever fallen in love” y “Orgasm Addict”, dos hits que nunca pueden faltar, y el posterior choque de manos del respetable por parte de Steve, al cual se sumó (con menos éxito) su joven bajista.

En resumen, no fue el concierto de Buzzcocks soñado, es decir, la grandiosidad que sería si pusieran toda la carne en el asador y tocaran hits memorables de principio a fin, que los tienen y de sobra. Pero los Buzzcocks son ellos y no yo, y ellos son los que deciden lo que tocar y lo que no y, siendo objetivos, fue un buen concierto.

Anuncios

Un pensamiento en “26/03/2015 Buzzcocks (Sala But)

  1. Yo me lo pase muy bien, y eso que el sonido era malo, o mi oído, que nunca se sabe. Pero con esas canciones tan buenas ….. Y además el chavalerio estaba animado.

    Otra cosa son los pesados que se ponen en primera fila a hacer fotos. Si quieren hacer fotos solitos que se vayan a un fotomaton, que en primera fila se está para lo que se está

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s