Tendido Cero – Que Pague Puigdemont Ep (varios sellos 2018)

 

Al igual que la anterior, otra referencia producida en nuestra querida y Malvada Capital del Imperio Opresor: Madrid. Y por seguir también la línea de esa anterior reseña, comienzo con una reflexión en directo. Tendido Cero es la única banda con la que puedes interactuar en directo (insultarles y recibir insultos, básicamente) sin que ningún pseudo-punk del público, hiper-sensible ante el tumulto soez que se genera a su alrededor en un concierto, te afee la conducta. Y esto es maravilloso. Esto es un concierto de Punk.

Ocho temas que no sobrepasan el minuto y medio berreados, escupidos, arrojados en plena inflamación de exaltación nacional. Una guitarra rasgando una mononota infinita que te taladra el cráneo, una batería aporreada sin piedad en ritmos anfetamínicos y, el bajo, ahí al fondo, colaborando al caos sonoro que se organiza a una velocidad que roza la aceptable. Si rascas un poco, encontrarás detallitos en forma de cambios bruscos de tiempos y voces forzadas hasta la nausea, para que los 12 minutos escasos se pasen sin dejarte una gota de aire en el pulmón. Nada nuevo, si sigues las bandas de Mugretone, nada sofisticado, ni cuidadamente descuidado, nada pretencioso, pero muy directo y efectivo. No creo que la cosa de para escribir un tratado, ni falta que hace.

¿Es necesario reincidir que el conjunto del grupo es toda una parodia exacerbada de ese gran tema del arte universal que es lo español? Supongo que si, porque la escena Punk moderna esta llena de mentes blandas con poca o nula capacidad de análisis. Y menos aún de sentido del humor y capacidad de autocrítica, pero ese es otro tema. Reconozco que no es fácil enfrentarse a todo ese despliegue de rojo y amarillo así en frío, pero eso precisamente es lo que le da valor como artefacto Punk. Este disco es una sonora risotada en la oreja de esa gente que cree que el Punk es una obra social para salvar el mundo, donde todos somos amigos y todo es maravilloso. Ese pensamiento hace tiempo que falló.

El guiño de la portada a los aburridísimos L’odi Social, es otro reflejo del período de la historia de España que nos ha tocado vivir. ¡Puigdemont vuelve a la patria!

¿Hasta cuando pueden durar los tópicos sobre este pudridero llamado España? No sabemos pero, por si se acaban, corred a juntar esta colección de chascarrillos castizos con aroma a ajo y grasaza recocida. Editan los sellos Discos De Mierda, Sweet Groves, Mama Vynila y Monasterio De Cultura.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.